1622 - 1673

 

APUNTES  BIOGRÁFICOS  

 

Jean-Baptiste Poquelin, conocido históricamente como Molière, es  considerado el maestro de la Comedie Française, y sigue siendo el autor más interpretado. 

Retrato de Moliere, por el artista P. Mignard Despiadado con la pedantería de los falsos sabios, la mentira de los médicos ignorantes, el gigoló, la pretenciosidad de los burgueses enriquecidos, Molière exalta la juventud, a la que quiere liberar de las restricciones absurdas. Muy alejado de la devoción o del ascetismo, su papel de moralista termina en el mismo lugar en el que él lo definió: "No sé si no es mejor trabajar en rectificar y suavizar las pasiones humanas que pretender eliminarlas por completo", y su principal objetivo fue el de "hacer reír a la gente honrada" (Castigat ridendo mores / corrige las costumbres riendo)

También fue un gran defensor de los valores humanos.

Moliere nació en París el 15 de enero de 1622, falleciendo el 17 de febrero de 1673. Perteneció a una familia de la rica burguesía comerciante. Su padre desempeñaba el cargo de tapicero real. Molière perdió a su madre a la edad de diez años.

Sin que ello sea seguro, la razón de su interés por el teatro a sus abuelos, que a menudo lo llevaban a ver obras de teatro. En 1635 entra en el colegio jesuita de Clermont (actual liceo Louis-le-Grand) hasta 1639, se licenció en la facultad de derecho de Orleans, en 1642.. Uno de sus condiscípulos es el príncipe de Conti, que llegará a ser uno de sus protectores.

Tras haber ejercido como abogado durante seis meses, sustituye a su padre (1642) como tapicero real de Luis XIII y conoce y se relaciona la familia de comediantes Béjart.

Molière se relacionaba entonces con el círculo del filósofo epicúreo Gassendi y de los libertinos Chapelle, Cyrano de Bergerac y D'Assoucy. 

En 1643, haciéndose ya llamar Molière, fundó L'Illustre Théâtre, junto con la comediante Madeleine Béjart, de la que se enamorará; dirigida por ella, primero, y luego por él mismo, la joven compañía intentó establecerse en París, pero el proyecto fracasó en 1645, por falta de medios, y Molière permaneció unos días arrestado por deudas.

Deja París y se convierte en actor durante cinco años. 

En 1650 Molière vuelve a asumir la dirección de la compañía. Entre 1645 y 1658 se forma en el oficio de actor y dramaturgo: escribe esbozos de farsas, así como sus dos primeras comedias: El atolondrado o los contratiempos (L'Étourdi ou les Contretemps) y El despecho amoroso (Le Dépit Amoureux) en la que introduce al personaje de Crascariles.

Recorrió entonces las regiones del sur de Francia, durante trece años, con el grupo encabezado por Dufresne, al que sustituyó como director a partir de 1650. Es probable que la compañía representara entonces tragedias de autores contemporáneos (Corneille, entre otros) y las primeras farsas de Molière, a menudo constituidas por guiones rudimentarios sobre los cuales los actores improvisaban al estilo de la commedia dell'arte.

El principio de la gloria  

Al volver a Paris, protegido por Monsieur, hermano del rey, interpreta ante Luis XIV una tragedia, que aburre, y una farsa, que divierte. Molière tiene un gran talento cómico: su voz y su mímica desencadenan las risas. Pronto la compañía alcanza una reputación inigualable en lo cómico, y el rey los instala en el petit-Bourbon, en donde actúa alternándose con una compañía italiana (Scaramouche).

La primera de las grandes comedias de Molière, Las preciosas ridículas (Les précieuses ridicules, 1659) consigue un éxito enorme y confirma el favor del rey. Sin embargo, las viejas preciosas criticadas por Molière, ofendidas, hacen destruir el teatro, por lo que el rey los tiene que instalar en otro.

En 1660 creó el personaje de Sganarelle, al cual recuperaría muchas veces en otras obras y al que siempre interpretó él mismo, en la comedia del mismo nombre; pero Molière, que perseguía la fama de Corneille y Racine, no triunfó en el género de la tragedia: Don García de Navarra, obra en la que había invertido mucho esfuerzo, fracasó rotundamente. La escuela de las mujeres (1662) fue su primera obra maestra, con la que se ganaría el favor de Luis XIV.

En 1662, Molière se casa con Armande Béjart (hija o hermana de Madeleine) que tiene unos veinte años menos que él.

El mismo año aborda un tema poco corriente en su época: la condición de la mujer. La escuela de las mujeres (L'École des femmes) es un gran éxito.

Los devotos y beatos que consideraban a Molière un libertino y temían la influencia que ejercía sobre el rey, declaran obscena e irreligiosa La escuela de las mujeres. Además, la protección del rey despierta celos en otras compañías teatrales.

Molière contraataca ridiculizando a sus adversarios en La crítica de la escuela de las mujeres (La Critique de l’École des femmes) y el Impromptu de Versalles (L'Impromptu de Versailles).

En 1664 se nombra responsable de las diversiones de la corte a Molière, pone en marcha Los placeres de la Isla encantada y representa La Princesa de Élide (La Princesse d’Élide) en donde mezcla texto, música y danza y recurre a máquinas sofisticadas.

Ese mismo año Molière crea el Tartufo (Tartuffe), en donde denuncia la hipocresía religiosa. El escándalo que se levanta entre los beatos es de tal calibre que el rey prohíbe durante cinco años la obra. A pesar de ello, Molière lleva a cabo algunas representaciones privadas.En 1665 se representan únicamente quince sesiones de la nueva y desde entonces famosa obra de Molière: Don Juan (Dom Juan).

La compañía, apoyada por el rey, se convierte en la Compañía Real.

Los detractores del dramaturgo criticaron su matrimonio con Armande Béjart, celebrado unos meses antes; veinte años más joven que él, no se supo nunca si era hermana o hija de Madeleine (en cuyo caso Molière podría haber sido su padre, aunque la crítica moderna ha desmentido esta posibilidad). Luis XIV apadrinó a su primer hijo, que murió poco después de su nacimiento, en 1864. En respuesta a las acusaciones de incesto, Molière escribió El impromptu de Versalles, que le enemistó con cierta parte de la clase influyente de París.Tumba de Moliere en el cementerio de Perelachaise

En 1663, mientras llevaba las tragedias de Racine al escenario y organizaba festivales en el palacio de Versalles, presentó los tres primeros actos de su Tartufo. El sentido irreverente y sacrílego que sus enemigos veían en sus obras generó una agria polémica que terminó con la prohibición de la obra, lo mismo que sucedería con Don Juan o El festín de piedra, tras sólo quince representaciones.

Acosado por sus detractores, especialmente desde la Iglesia, el principal apoyo de Molière era el favor del rey, que, sin embargo, resultaba caprichoso: las pensiones se prometían pero no se pagaban, y el autor hubo de responder a las incertidumbres económicas de su compañía abordando una ingente producción; en la temporada siguiente escribió cinco obras, de las que sólo El médico a palos fue un éxito.

Los problemas con el Tartufo, que proseguían, y las dificultades para mantener la compañía fueron quebrando su salud, mientras disminuía su producción; sin embargo, en estos años aparecen algunas de sus mejores obras: El misántropo, El avaro o El enfermo imaginario.

Su gran amor

En 1665, conoció al joven actor Michel Baron, de quien quedó prendado por su talento y hermosura. Michel Barón, era hijo de un importante actor y una reconocida actriz francesa. A la edad de doce años se había incorporado a la compañía infantil conocida como "Petits Comédiens Dauphins" de la que pasó a ser una de las figuras mas destacadas. Dibujo del joven Michel Baron en su interpretacion del personaje de Cinna

Moliere quedó rápidamente deslumbrado y con la autorización del rey, le incorporó a su compañía. Para evitar problemas con la esposa, Barón renunció al teatro durante un breve tiempo, pero en 1670 regresó a los escenarios y a la relación con Moliere, reapareciendo como Domitien en la obra Tite y Berenice, de  Corneille. 

Habiendo planteado la esposa al dramaturgo un ultimátum, dándole a elegir entre ella y el joven Michel, a lo que el autor escogió al actor, separándose de Armande. De hecho Michel Barón permaneció junto a Moliere hasta el día de su muerte, en 1673.

Morir sobre las tablas

En 1673, durante la cuarta representación de El enfermo imaginario, sintió unos violentos dolores; trasladado a su casa, murió a las pocas horas. El rey debió intervenir para que la Iglesia le concediera el derecho a tierra santa, si bien fue enterrado de noche y prácticamente sin ceremonia.

El gran mérito de Molière consistió en adaptar la commedia dell'arte a las formas convencionales del teatro francés, para lo que unificó música, danza y texto y privilegió casi siempre los recursos cómicos, y en luchar contra las hipocresías de su tiempo mediante la ironía.

 

 

 

Obras

El matador (Le Médecin volant, 1645)

El atolondrado o los contratiempos (L'Étourdi ou les Contretemps, 1655)

El doctor enamorado (Le Docteur amoureux, 1658) - farsa perdida que se representó ante Luis XIV.

Las preciosas ridículas (Les précieuses ridicules, 1659)

La escuela de los maridos (L'école des maris, 1661)

La escuela de las mujeres (L'École des femmes, 1662)

Tartufo (Tartuffe, 1664)

Don Juan (Dom Juan, 1665)

El misántropo o El atrabiliario enamorado (Le Misanthrope, 1666)

El médico a palos (Le Médecin malgré lui, 1666)

Georges Dandin (1668)

El avaro (L'Avare, 1668)

Anfitrión (Amphitryon, 1668)

El señor de Pourceaugnac (Monsieur de Pourceaugnac, 1669)

El burgués gentilhombre (Le Bourgeois gentilhomme, 1670)

Los enredos de Scapin (Les Fourberies de Scapin, 1671)

La condesa de Escarbañás (La comtesse d'Escarbagnas, 1671)

Las mujeres sabias (Les Femmes savantes, 1672)

El enfermo imaginario (Le Malade imaginaire, 1666)

 

 

ISLA  TERNURA PLAYA NO ERES EL ÚNICO